Ir al contenido

La boda

Había escrito antes que mi novio y yo pensábamos casarnos, y después de tantos planes decidimos hacerlo en otro país, solos y con nuestra propia ceremonia privada.

Siendo esta la decisión, nos embarcamos en nuestra aventura hacia la ciudad más romántica en que he estado: Venecia.

Mi novio con su traje y yo con mi vestido blanco. En una góndola navegando sobre los canales venecianos nos dimos el “Sí”,  dijimos nuestros votos y nos prometimos el uno al otro amarnos, respetarnos, apoyarnos y estar juntos el resto de nuestras vidas. Todo fué lo más romántico y feliz del mundo. Mejor no pudo ser.

Mientras ibamos en la góndola la gente al rededor de los canales nos felicitaba y tomaban fotos por montones. Fue increíble!

Después de la ceremonia, de mucho shopping, felicitaciones, fotos y más shopping, nos dirigimos al puerto de Venecia rumbo al crucero de nuestra luna de miel por el mar Mediterráneo.

En este viaje que hicimos conocimos varias ciudades, descrubriendo increíbles lugares con importantes historias y un inimaginable encanto.

Y en el barco…humm, tantas cosas para hacer allí, comida deliciosa, cocteles, gimnasio, teatro, etc…

Una experiencia maravillosa.

Publicado enSeasonal