Ir al contenido

Empezar a estudiar

Después de 2 meses de conocer varios lugares en Holanda y habernos mudado a nuestra casa, decidimos que era hora de empezar a estudiar Holandes, porque la verdad es bien importante hablar el idioma aquí, pues un gran porcentaje de la población habla inglés, pero no tan bien como para sostener una conversación interesante por un buen rato. Además de todo, el gobierno exige que se haga la integración en el país, y aprender el idioma hacer parte de esta.

El Gemeente de Middielburg, me ofreció dos posibilidades de estudio, una de clases privadas en Vlissingen y otra para ir a una universidad en Middelburg, esta última me sonó más, puesto que era con más gente y así podría conocer personas e iba a ser divertido.

Cuando empecé a asistir a la universidad conocí gente de Turquía, Marruecos, China, Japón, Honk Kong, Somalia, Australia, Guatemala, etc., una gran variedad de personas diferentes, que al principio me sorprendió mucho cuán diferente es la gente y la vida en el otro lado del mundo.

La primera semana de clases estuvimos en un grupo de aproximadamente 20 personas, las clases eran habladas y con un libro de apoyo, pero en el libro no trabajamos mucho, porque algunos de los estudiantes junto conmigo, eramos nuevos y necesitabamos instrucciones para el trabajo. Pasada esa semana nos cambiaron de grupo a siete personas, incluyéndome, porque en el grupo que estabamos habían personas sin educación formal y nosotros por el contrario tenemos título universitario u otro más avanzado.  Por tal motivo nos separaron en un grupo  independiente y enfocado a personas que buscan en un futuro próximo empezar a trabajar en algo relacionado con sus carreras profesionales.

En este grupo me sentí mucho mejor, puesto que todos estábamos al mismo nivel del idioma y trabajamos al mismo ritmo, así era mucho más fácil.

Además era divertido hablar con los compañeros de las diferentes historias sobre nuestros países de origen, lo mucho que nos costaba a algunos integrarnos a la nueva vida en Holanda y lo diferente que funciona todo aquí.

Pasados dos meses de haber iniciado el curso y haber aprendido algunas cosas básicas y otras muy avanzadas para principiante, suspendí, porque ya no me sentía en mi total capacidad para ir a estudiar y concentrarme del todo en mis actividades académicas. Ya había empezado mi noveno mes de embarazo y pensé que era justo parar y prepararme más bien para la llegada de mi hija.

En casa, he estudiado cada día el libro que nos dieron en la universidad, pues no quisiera perder lo que he aprendido hasta ahora. El Holandés es realmente un idioma para esmerarse bastante, porque definitivamente fácil no es y requiere mucha atención y práctica.

Publicado enUncategorized