Ir al contenido

El nuevo hogar

Estando ya en Holanda y buscando lugar donde vivir, la mamá de mi novio nos contó que una a miga suya estaba tratando de vender su casa desde hace 5 años y no había tenido éxito, porque por alguna razón la venta y compra de casas en el país ha estado un poco difícil últimamente. Así que decidimos ir a ver la casa para tal vez, tener la oportunidad de arrendarla por tiempo.

Nuestra primera opinión de la casa fue ideal para un comienzo, estaba en muy buen estado, con varios arreglos y algunos por hacer, una muy buena locación y cerca de todo en la ciudad, y con un jardín perfecto, en mi opinión. Me imagino mi gatico corriendo por el jardín y trepando en los arbolitos.

Decidimos tomar la casa inicialmente por un año y mudarnos dos semanas después mientras arreglábamos ciertas cosas en la casa. Debíamos preparala a nuestro gusto antes de vivir allí.  Cambiamos el color de las paredes de las habitaciones, pusimos el laminado en el piso y le dimos el toque nuestro. Trabajamos hasta el cansancio en la casa con la ayuda de algunos familiares.

Cada día desde entonces hemos comprado cosas para la casa, con el fin de decorar dependiendo de la época y las promociones que hayan en las tiendas. Uno nunca termina de comprar para la casa, sobre todo las mujeres que somos obsesionadas con las compras.

La primera semana que nos mudamos, me sentía todavía extraña en nuestro nuevo hogar, no me acostumbraba a los dos pisos, a los baños, al jardín, ni a la cocina, pero al final como todo humano logré acostumbrarme,  tardé aproximadamente 1 mes para sentirme completamente en casa. Ahora digo que no hay nada mejor como mi casa, nuestra casa, donde estamos empezando nuestra vida juntos como pareja y familia.

Publicado enUncategorized